Close

30 julio 2020

#sinfiltro

La restauración de imagen es el proceso que trata de recuperar algo del modelo original

Por Cesia Carrillo Clemente

En la actualidad estamos saturados de imágenes que captan nuestra atención. En nuestros perfiles colocamos fotos que aparentan estar al natural, aunque hayamos usado muchos filtros para lucir mejor.

En las redes sociales está de moda el “ser uno mismo” y mostrarse “sin filtro”. Esto ha llevado a muchas figuras públicas a mostrar sus cicatrices y fotografiarse sin maquillaje, sin edición, sin nada que los haga lucir perfectos. Exponerse de esta manera puede llevarlos a la crítica aplastante o a los aplausos de los seguidores.

Para dar la impresión de que tenemos una vida plena, la sociedad propone buscar el balance entre el cuerpo y la mente, esforzarnos por ser nosotros mismos, seguir nuestros sueños, el humanismo, la moral y la religión, entre otras cosas. Estos filtros, quizá nos den popularidad, alegría momentánea, diversión o éxito, pero no cambian la naturaleza de la imagen.

La restauración de imagen es el proceso que trata de recuperar algo del modelo original. Cuando Dios nos creó dijo: “Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza”. Esto se distorsionó con la caída del hombre. Es decir, cuando dimos entrada al pecado.

La realidad es que no necesitamos filtros, sino un Restaurador que nos transforme de manera íntegra y total. Ese es Cristo. A pesar de nuestra naturaleza quebrantada y pecaminosa, si nos presentamos ante Él sin filtros, encontraremos su amor incondicional, nuestra verdadera identidad y una restauración completa.

Foto por Marian Ramsey

Tal vez también te interese leer:

El dominio de la falta de dominio   (Ten el control de tu carácter)

El secreto de la paz de Dios   (En medio del dolor ¿cómo hallo paz?)

Venciendo el temor    (Si estás en medio del temor, ¿cómo lo vences?)

Cómo ser feliz     (Consejos para ser feliz)

Odios baratos    (¿Qué hacer con las malas relaciones?)

Cómo hacer cambios duraderos    (Descubramos cómo lograrlo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *