Close

El lugar de trabajo, ¿sagrado o secular?

Foto por Maddy Morrison

Encuentra la respuesta a esta pregunta

Por Mirka Peña

El trabajo es una actividad esencial para el ser humano. Es parte del propósito de Dios para nosotros desde el inicio de la creación. La Biblia sitúa nuestra vida de trabajo, en su totalidad, dentro de la esfera del ministerio. Servimos a Dios cumpliendo nuestros diferentes llamados.

Sin embargo, la falsa idea de que existe una división entre lo sagrado y lo secular ha permeado el pensamiento y la acción de la Iglesia en años recientes. Esta línea divisoria nos dice que la actividad religiosa le pertenece a Dios mientras que otras actividades no.

Esto provoca que no consideremos al trabajo en sí mismo como bíblico e intrínsecamente significativo y, por ende, que no sometamos la totalidad de nuestra vida bajo el señorío de Cristo.

La mayoría de los cristianos pasan la gran parte de su tiempo en trabajos que tal vez consideran de poco valor espiritual (el llamado «trabajo secular»). Pero Dios es Señor de toda la vida, no solo de una parte. En Colosenses encontramos que Pablo le dijo a los esclavos que trabajaban en un ambiente pagano: «Todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres» (Colosenses 3:23).

Los cristianos que tienen oficios, negocios y profesiones diversas, a menudo pueden ir a lugares a donde los plantadores de iglesias y evangelistas tradicionales no pueden llegar. A estos trabajadores también se les puede llamar tentmakers o «hacedores de tiendas» y su labor debe ser valorada como una forma de ministerio.

A pesar de la enorme oportunidad evangelística y transformacional que ofrece el lugar de trabajo, donde los cristianos desarrollan la mayoría de sus relaciones con no creyentes, la Iglesia ha fallado en extender la visión de equipar a su gente para aprovechar dicha oportunidad.

Por ello, es necesario realizar esfuerzos intensivos para capacitar a todo el pueblo de Dios en un discipulado que incluya todos los aspectos de la vida. Esto conlleva pensar, trabajar, hablar y vivir desde una cosmovisión bíblica y con eficacia misional en cada lugar o circunstancia, incluido el trabajo cotidiano.

Un primer paso es cuestionar la tendencia de ver el ministerio y la misión (local y transcultural) como tarea principal de ministros y misioneros sostenidos por iglesias locales, pues ellos solo representan un porcentaje minúsculo de todo el cuerpo de Cristo.

Acto seguido, es importante identificar de qué manera esta línea divisoria entre lo sagrado y lo secular ha sido un obstáculo para la movilización de todo el pueblo de Dios hacia su misión.

Alentémonos unos a otros a aceptar y afirmar que estar en el lugar donde Dios nos ha llamado a trabajar, es la forma de cumplir nuestro ministerio y misión cotidianos. Integremos el lugar de trabajo a la estrategia misional global.

¿Si el trabajo es idea de Dios, de qué maneras es bendecido nuestro lugar de trabajo? ¿Cuál debe ser el perfil del profesional cristiano? ¿Cómo conectamos nuestro trabajo y el llamado a la Gran Comisión? ¿Qué papel debe tomar la Iglesia frente a la enseñanza de la Teología del trabajo?

Puedes encontrar respuestas a estas y otras preguntas en los cursos en línea que ofrece Tentmakers International  

Mirka Peña   Catalizadora de Tentmakers del Movimiento Lausana /A. L. /

Tal vez también te interese leer: 

Ideas para ser más productivo     (Todas la ideas son buenas, elige las que más útiles te sean)

Cómo tener una buena junta de trabajo     (Opciones para considerar en tus juntas)

Mejora tus relaciones en el trabajo    (Consejos prácticos para ti)

Siembra y cosecha    (Logra tus objetivos)

Tres consejos para un home office efectivo    (Sigue estos tips y ten éxito en tu trabajo)

El tentmaking como estrategia de evangelismo    (Fusión de llamado y profesión)

Me quedé sin trabajo, ¿y ahora qué hago?    (Consejos prácticos para hallar  empleo)

El trabajo, una actividad sana y productiva     (Encuentra las cualidades que ofrece el trabajo)

Un centinela de virtud     (Así se concibe al trabajo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *